DISLEXIA Y TRASTORNOS EN EL APRENDIZAJE DE LA LECTOESCRITURA

Etimológicamente la palabra dislexia quiere decir dificultades de lenguaje. Actualmente este termino se utiliza para referirse al trastorno o dificultad en la adquisición de la lectura y la escritura que afecta a niños con un coeficiente intelectual normal y sin una causa cultural y emocional que explique dicha dificultad.

La dislexia se caracteriza porque la adquisición de habilidades en el ámbito de la lectura, la escritura y el deletreo, están muy por debajo del nivel esperado en función de la inteligencia y de la edad cronológica del niño/a.

Según algunas estadísticas la dislexia afecta a un 10% o un 15% de la población escolar y adulta. Entre un 4% y un 5% de los niños presentan problemas graves de aprendizaje de la lectura, con la consecuente dificultad escritora (en cada aula de 25 alumnos habrá al menos un niño con esta dificultad para el aprendizaje)

Causas

La dislexia es el efecto de múltiples causas: de una parte de los factores neurofisiológicos, por una maduración más lenta del sistema nervioso, y de otra los conflictos psíquicos, provocados por las presiones y tensiones del ambiente en que se desenvuelve el niño.

Estos factores llevan a la aparición de ciertos problemas, que se encuentran en la base de la mayor parte de los trastornos del disléxico, cuya gravedad e interdependencia es distinta en cada individuo.

Por lo tanto, la dislexia sería la manifestación de una serie de trastornos que en ocasiones pueden presentarse de un modo global, aunque es más frecuente que aparezcan algunos de ellos de forma aislada. Estos trastornos son:

Síntomas:

            Mala lateralización

La lateralidad es el proceso mediante el cual el niño va desarrollando la preferencia o dominancia de un lado de su cuerpo sobre el otro. Nos referimos a las manos y los pies. Si el predominio es del lado derecho, es un sujeto diestro; si es del lado izquierdo, se denomina zurdo; y si no se ha conseguido un dominio lateral específico, se llama ambidiestro.

En general, la lateralidad no está establecida antes de los 5 ö 6 años, aunque algunos niños ya manifiestan un predominio lateral desde muy corta edad.

Los niños que presentan alguna alteración en la evolución de su lateralidad, suelen llevar asociados trastornos de organización en al visión del espacio y del lenguaje, que vienen a constituir el eje de la problemática del disléxico.

            Alteraciones de la psicomotricidad

Es muy frecuente que los niños disléxicos, con o sin problemas de lateralidad, presenten alguna alteración en su psicomotricidad (relación entre las funciones motoras y psicológicas). Se trata de inmadurez psico-motriz, es decir, torpeza general de movimientos. También el concepto que tenga de arriba-abajo, delante-detrás, referido a sí mismo, lo proyectará en su conocimiento de las relaciones espaciales en general.

Del mismo modo, en la lectura y la escritura, el niño tiene que fundamentarse en sus coordenadas arriba-abajo, derecha-izquierda, delante-detrás; y plasmarlas en la hoja de papel y en al dirección y forma de cada signo representado. El niño que no distinga bien arriba-abajo tendrá dificultades para diferencias las letras y los números.

Tratamiento

Cuando se habla del tratamiento de la dislexia generalmente se piensa en fichas de lateralidad, orientación espacial, grafomotricidad, orientación temporal, seriaciones, y sobre todo el “sobre aprendizaje”. Volver a aprender la lectoescritura, pero adecuando el ritmo a las posibilidades del niño.

Además en la actualidad aparecen nuevas opciones complementarias de tratamiento desde un enlace novedoso, el del campo de la nutrición. Dado que los trastornos del aprendizaje de la lectoescritura se relacionan con un desarrollo tardío del sistema nervioso y que los ácidos grasos esenciales son el componente mayoritario del tejido cerebral, se ha visto que una suplementación con Omega 3, puede ayudar a la maduración del sistema nervioso dando lugar a una mejora de los resultados del tratamiento pedagógico con el que se esté trabajando, por tanto una mejora de las habilidades tanto de lenguaje y escritura, como también los problemas en la habilidad motora, típicos de los individuos disléxicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s