Soy celíaca, no extraterrestre

El 75% de los pacientes con celiaquía está sin diagnosticar, según datos de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España. La prevalencia general de la enfermedad en Europa está en torno al 1 por ciento y es más frecuente en las mujeres. Hoy en día se habla mucho de esta patología pero… ¿Lo sabes todo sobre ella? ¿Conoces sus síntomas? ¿Sabes cómo se diagnostica?

vir_345072_25944_cuanto_sabes_sobre_la_enfermedad_celiaca

La Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición define la celiaquía como una enfermedad sistémica inmunomediada, provocada por el gluten en individuos genéticamente susceptibles.

El gluten es una proteína amorfa que se encuentra en las semillas de muchos cereales como el trigo, la cebada, el centeno, la espelta, el triticale o la avena. Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina y de la consistencia esponjosa de los panes y masas horneadas. Entre los síntomas que puede provocar a una persona celíaca se encuentran desde vómitos, náuseas, diarreas abundantes, distensión abdominal o fallos en el crecimiento, durante la infancia; hasta apatía, pérdida de peso, colon irritable o estreñimiento, en los adultos.

El diagnóstico de la celiaquía se realiza mediante un examen clínico y una analítica de sangre que deberá incluir los marcadores de enfermedad celíaca. Sin embargo, dado que en los últimos años se han visto diferentes formas clínicas de esta enfermedad, con esto no basta, y es necesario realizar una biopsia intestinal para tener un diagnóstico más certero.

Su tratamiento, que debe iniciarse solo cuando haya un diagnóstico realizado por un especialista, consiste en una dieta estricta sin gluten, puesto que la ingestión de pequeñas cantidades de manera continuada puede causar trastornos importantes y no deseables. Por ello, se recomienda seguir los siguientes consejos:

· Basar la dieta en alimentos naturales: incluir legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras y hortalizas frescas.

· Comprar cereales sin gluten, como  arroz o maíz, y alimentos elaborados con cereales sin gluten, como la pasta y el pan. También se puede consumir quinoa, amaranto, teff, mijo, trigo sarraceno o sorgo, entre otros.

Alimentos sin gluten

· Evitar alimentos elaborados o envasados pues en ellos es más difícil garantizar la ausencia de gluten. En todo caso, conviene leer de manera correcta y minuciosa los etiquetados.

· No consumir productos a granel o elaborados de manera artesanal pues pueden haberse visto contaminados de manera cruzada.

· Extremar los cuidados en las comidas fuera de casa y a la hora de cocinar y manipular los alimentos para evitar contaminaciones.

· En el caso de los complementos alimenticios, se debe revisar que el etiquetado indique que no contienen gluten entre sus componentes.

· Limpiar de manera adecuada y correcta los utensilios y aparatos utilizados para cocinar.

 

Fuente: A. Vogel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s