9 Formas de reforzar tu actitud positiva

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la depresión como una enfermedad caracterizada por una tristeza persistente y por la pérdida de interés de todo aquello con lo que se disfruta de forma habitual, así como la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas durante al menos dos semanas. Todos nos hemos sentido, alguna vez, tristes por la pérdida de un ser querido, un despido o una ruptura sentimental, pero si estos sentimientos no son pasajeros ni disminuyen con el tiempo, pueden derivar en un problema más grave que debe tratarse cuanto antes.

Como cada año, el primer jueves del mes de octubre se celebra el Día Europeo contra la Depresión, con el fin de concienciar a la sociedad sobre este trastorno con el que conviven más de 300 millones de personas en todo el mundo, según la OMS. Por ello, desde A.Vogel os traemos nueve claves para tener una actitud positiva y darle la espalda a la depresión:

Realiza ejercicio

Hacer deporte no sólo aporta beneficios a nuestra forma física, también mejora el estado emocional y anímico. De hecho, un reciente estudio del Instituto Black Dog de Australia asegura que el ejercicio regular puede prevenir la depresión en el futuro. Es más, esta investigación concluye que este trastorno podría haberse evitado en el 12% de los casos analizados con la realización de una hora de actividad física.

Dieta saludable

La serotonina regula el apetito e interviene en neurotransmisores como la dopamina o la noradrenalina, relacionados con la ansiedad, la angustia o la depresión, actuando de forma positiva en el estado de ánimo. Así, productos como los huevos frescos, arroz y cereales integrales; frutas como el plátano la piña, y verduras como los tomates o la lechuga son ricas en esta sustancia, también conocida como la hormona del placer. Los alimentos con omega 3 también son recomendables, como el pescado azul, los frutos secos o el aguacate.

Plantas medicinales

No hay que olvidar que existen preparados fitoterápicos a base de plantas medicinales frescas, como el Hipérico, para un buen ánimo.

Aprende a meditar

Existen numerosos estudios, como el publicado en Psychoneuroendocrinology, que demuestran que técnicas como la meditación o el mindfulness son efectivas para tratar estados emocionales negativos. Además, reducen el estrés, la ansiedad o la depresión, ayudan a mantener una actitud positiva, relajan el cuerpo y eliminan la tensión muscular, ayudando a dormir mejor. De esta forma, con una aptitud más tranquila, la manera de pensar es menos negativa, obsesiva o rígida.

Dedícate tiempo

Realizar actividades que de verdad te hagan sentir bien, como leer, escribir, salir con amigos, cocinar o bailar. Incluso, iniciar nuevos hábitos o plantearse buenos propósitos, objetivos y metas a cumplir, para mantener la ilusión. Otra forma de mimarse para evitar el estrés es, por ejemplo, tomarse el desayuno sin prisas, leer la prensa o escuchar música, iniciando la jornada de una manera tranquila. Lo importante es conseguir desconectar la mente de las preocupaciones diarias y concentrarse en lo que uno está haciendo en ese momento.

Aléjate de personas tóxicas

El entorno en el que uno se envuelve influye y mucho en nuestro estado de ánimo y, por tanto, a nuestra forma de ser. Tanto el estrés como la felicidad son contagiosos, por lo que alguien que se rodea de personas positivas va a tener más posibilidades de reflejar esa actitud, aunque bien es cierto que hay que poner interés para que esa influencia se produzca.

Rodéate de familiares y amigos

Son ellos los que mejor pueden ayudar a una persona con tendencia a la depresión. Cuando uno se siente mal tiende a aislarse, pero esa no es una buena conducta puesto que sólo empeora las cosas. Hablar con alguien de confianza de los problemas que nos afectan es una buena forma de sentirse arropado y querido.

Piensa en positivo

 

Consiste en saber identificar los pensamientos negativos, demasiado tóxicos y que sólo llevan al sufrimiento de la persona que los tiene. Una vez visualizados, hay que sustituirlos por otros más realistas, racionales y positivos. Es verdad que siempre existen momentos más difíciles que otros, pero la actitud es muy importante y cultivar una mentalidad optimista ayuda a enfrentarse a los desafíos de la vida con otra perspectiva.

Expresa gratitud

Una práctica para incrementar ese positivismo es pensar en todos los motivos por los cuales se siente uno agradecido: una gran familia, una casa donde vivir, los amigos, la pareja, etc. Incluso, es importante mostrar gratitud por el simple hecho de tener empleo, aunque se esté a disgusto o no sea el deseado, puesto que en los tiempos que corren y con el aumento del desempleo, es una suerte poder decir “tengo trabajo”. Muchas veces nos centramos más en lo que no tenemos que en lo que sí, una actitud errónea puesto que esto provoca más sentimientos negativos.

FUENTE: A.VOGEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s